Al rico pan

Uno de los mayores placeres que se pueden encontrar en Marruecos es ir a las panaderías (sobre todo en Ramadán) y echar un vistazo a los innumerables dulces de todo tipo: pastas marroquíes de frutos secos, pastas más al gusto europeo, croissants, “petits pains”, porciones de tartas de cien sabores distintos, bolsitas de pequeñas exquisiteces tanto dulces como saladas, pizzas de muy reducido tamaño sobre rico hojaldre… y pan, mucho pan, desde la típica baguette estilo francés con o sin sésamo, pasando por un delicioso pan de aceitunas (o con pimiento, pimentón, especias varias) llegando al tradicional “pain rond”.

La mayoría de las panaderías tienen horno propio y producen continuamente su mercancía, de manera que el producto se compra casi siempre recién hecho y es de primera calidad.

La baguette normal tiene un precio estipulado que es idéntico en todo Marruecos. Actualmente está situado en 1,20 dirhams, el equivalente a unos 10 céntimos de euro. Este precio tan reducido se debe a que, como diferentes artículos de primera necesidad, este producto alimenticio está subvencionado por el gobierno, de manera que, por muy pobre que se sea, nadie pueda privarse de algo de pan. Sin embargo, últimamente parece ser que se quiere aumentar el precio y eso está poniendo en pie de guerra a las panaderías. De hecho, próximamente estos establecimientos no venderán pan durante dos días seguidos para expresar su malestar ante el supuesto aumento del precio.

Habrá que ver cómo afecta esto en la calle, pues ya se han producido subidas en diferentes ámbitos en los últimos tiempos, tal y como sucedió con la gasolina hace poco.

Los caballos de Dios

Tras algo más de un año queriendo verla, por fin hoy he podido sentarme delante de Los caballos de Dios, una película marroquí dirigida por Nabil Ayouch. La película gira en torno a los atentados que tuvieron lugar en Casablanca en el año 2003 y que asesinaron a varias personas en diferentes lugares de la ciudad, como la Casa de España o un cementerio judío.
La historia se inicia en el barrio de chabolas de Sidi Moumen, una enorme extensión de casas de mala muerte situadas en las afueras de la ciudad. Allí Yachine sueña con imitar al mejor portero de todos los tiempos, la “Araña Negra”, del que incluso toma su nombre. Cuando no juega en los campos de tierra pasa el tiempo con sus amigos y con su hermano Hamid, uno de los chulitos del barrio. Yachine y Hamid viven con su madre, con su padre (que está mentalmente incapacitado) y con su hermano mayor, que está siempre en su propio mundo pegado a una radio. En este ambiente deprimente y sin futuro, Yachine va creciendo y tendrá que enfrentarse al encarcelamiento de su hermano. Cuando Hamid sale de la cárcel vuelve a Sidi Moumen convertido en un islamista radical y, por circunstancias de la vida, arrastra con él a su hermano y a sus amigos.
La película va narrando el proceso de conversión de unos chicos de barrio sin aspiraciones y encerrados en un “bindonville” del que jamás han salido, en unos hombres dispuestos a inmolarse por la promesa de un paraíso.
Me ha parecido una película muy realista, con buenas interpretaciones y un final impresionante, aunque se sepa cómo va a acabar al estar basada en hechos reales. Era curioso ver cómo en numerosas ocasiones se veía una perspectiva aérea de los techos del barrio, como queriendo reflejar la pobreza y la falta de futuro del lugar. También se ve el contraste entre Sidi Moumen y otras zonas de la ciudad repleta de villas o de rascacielos porque aquí, como en otros muchos lugares, una de las cosas que más llaman la atención al aterrizar es el gran contraste entre la riqueza más apabullante y la más profunda pobreza, a veces conviviendo a tan solo unos metros de distancia.
En definitiva, Los caballos de Dios me ha parecido una muy buena película sobre el terrorismo y también me ha gustado por mostrar una visión profunda de una realidad muy problemática en Casablanca, la de los niños y jóvenes sin futuro que pueden llegar a tomar caminos muy equivocados en la búsqueda de un sentido a sus vidas.